';

Pride around the world

Más allá de los géneros, de los sexos y de las prácticas de cama está el amor, el placer, la existencia y su fiesta. Alrededor del mundo, en Berlín, Amsterdam, Ciudad de México, Nápoles, Nueva York, Sydey, San Francisco, las calles son tomadas para festejar el derecho a amar y a sentir, la capacidad de gozar y vivir. Miles de personas alrededor del orbe dan voz a sus gargantas y fuerza a sus pasos para festejar la diversidad.

No importa en qué lugar del mundo nos encontremos, el amor y el goce nos une como una especie de amalgama que nos hace más fuertes como humanidad.

Trascender la genitalización y mirar al ser, esa es la apuesta. Comprendernos más allá de nuestros sexos y unirnos en torno a nuestra humanidad es un camino que se recorre a través de la más diversa gama de expresiones. El deseo profundo, el amor a pesar de todo y la libertad como puerto no deberían tener otras expresiones que no sean la fiesta, el color y la estridencia que nos pone de manifiesto la posibilidad de vincularnos. Afortunados somos, aunque aún quede mucho camino por recorrer, de poder atestiguar que cada día son más los que se atreven a ser quienes son y a amar y sentir al otro con libertad, sólo por el hecho de ser uno más entre los que hemos coincidido en tiempo y espacio.

Niños, madres, abuelos, jóvenes, colores, sabores, lugares, todos somos parte de esta fiesta que es la vida, y que cada vez que se reclama, se manifiesta.

Hoy, la tolerancia no es suficiente. Ya no debe alcanzarnos con soportar la diferencia: la integración es la nueva meta.

Pride LGBTI
Image module
pride