';

Espacios confinados

La pandemia de COVID-19 ha dejado una profunda huella en nuestras vidas, transformando la forma en que vivimos, nos relacionamos y experimentamos el mundo que nos rodea. Uno de los aspectos más impactantes de esta crisis global fue el confinamiento, una medida drástica pero necesaria para contener la propagación del virus. Durante largos periodos de tiempo, millones de personas alrededor del mundo se vieron obligadas a permanecer en sus hogares, enfrentando un aislamiento forzado que cambió radicalmente sus rutinas y perspectivas.

Estas fotografías forman parte de un fotorreportaje en el que se capturan momentos íntimos, emociones complejas y realidades cotidianas que reflejan la complejidad de este período histórico. Son imágenes que nos sumergen en la soledad y la quietud de una ciudad desierta durante el estado de alarma: Palma de Mallorca, en España. Quedan inmortalizados para siempre paisajes urbanos inhabituales, con calles vacías, aeropuertos abandonados y negocios cerrados. Las fotografías nos invitan a reflexionar sobre la ausencia de la actividad humana y el contraste entre la vitalidad pasada y la atmósfera silenciosa y melancólica que se apoderó de nuestros espacios: los espacios confinados.

arco iris confinamiento
pandemia Mallorca
perros y confinamiento

«Y el mundo paró como nunca imaginamos que fuera posible. El silencio nos gritaba con fuerza y las calles desiertas recordaban la belleza de nuestros sitios; esos que habíamos olvidado y que tendríamos que aprender a rehabitar si queríamos volver a ellos.»